Tras muchos años sin realizar ningún encargo, hoy he decidido volver a la única camisería que en Bilbao trabaja aún de modo artesanal. Se trata de la casa Derby Gardeazabal.

It is years since I last placed an order, however, today I have decided to pay a visit, once again, to the only shirmaker in Bilbao who keeps on working in a handicraft manner.

DERBY GARDEAZABAL Shirtmaker´s

Me ha recibido Alberto, camisero actual y heredero del saber de su padre, con muchísima cortesía y haciéndome sentir como si no hubiera pasado el tiempo. Ha echado mano al libro de clientes y allí aparecía yo, junto a mi padre, mi hermano y un tío. Cliente número XXX. Sólo queda buscar el patrón, que tras laboriosa búsqueda -veinte años son muchos para cualquier archivo- aparece. Evidentemente no sirve de mucho ya que de aquel veinteañero queda ya muy poco y el cuerpo finito y espigado se ha echado un poco a perder al rayar los cincuenta, aunque no demasiado. Tampoco nos vamos a fustigar en exceso.

Mientras manteníamos una amigable y cordial conversación sobre la realidad de la camisería artesanal y sus diferencias con la industrial, íbamos desgranando experiencias con camiserías, vivencias con clientes y, en suma, disfrutando de lo que yo llamo la experiencia del encargo, en la que Alberto me demostró su conocimiento del trabajo que realiza y también del trato al cliente.

Whilst chatting away amiably on issues such as the current situation of the traditional shirtmakers and the existing differences with the industrial mass production, we went on to swap stories about shirtmakers as well as situations with clients, to put it in a nutshell, enjoying what I call “made to order knowledge”, and it is a must to say that not only did Alberto handle this with utmost skill but also the way in which he treats his clientele.

Podíamos haber estado allí todo el día y parte de la noche hablando de camisería, sastrería y mundo en general, pero había que ponerse al lío. He seleccionado para este encargo un tejido referencia, un Oxford celeste grueso. Alberto lo denomina Panamá. A mí que me gustan las camisas con presencia, me encanta este tipo de tejidos por que dan mucho juego, ya que permiten ser utilizados de manera formal y sport con magnífico resultado.

Seguimos con cuello abierto y puntas matadas con puños de gemelo a juego y jaretón de cinco centímetros y medio. Es una opción poco formal para alguno, pero que a mí me gusta.

Dado que se trata de una camisa artesanal, Alberto ha iniciado el proceso de toma de medidas de manera convencional, pero llegados al punto del ajuste del pecho me ha sorprendido con una medida que desconocía y que luego se demostrará capital para un ajuste ideal de la camisa al pecho. Todos o casi todos hemos sufrido que en la parte superior del pecho, justo por debajo del cuello, nos sobre tela y se hagan unas horribles arrugas. Pues bien, ese problema se resuelve ajustando la medida del centro del pecho al extremo del delantero. Es algo que no tiene ninguna complicación adicional pero que a mí no me habían hecho nunca y que resulta utilísimo para un ajuste perfecto de la camisa al pecho.

Otro detalle a tener en cuenta y que se va perdiendo por la industrialización de los procesos y el desconocimiento, es la sardineta de puño doble, que es diferente a la convencional ya que no necesita envolver el brazo como en el puño con botón.

Another detail to be taken into account which is disappearing due to mass production i.e. industrialization, and disregard, is the double cuff sleeve placket, this is by all means completely different to the conventional one because it needs no cover the arm in the way that button cuff does.

Transcurrido el prudencial plazo para estas cosas, la artesanía es lo que tiene, he acudido a recoger mi camisa que, como no podía ser de otra manera, ha resultado a total satisfacción, magnifica ejecución técnica, numerosos procesos realizados a mano con maestría y, por otro lado, un ajuste a mi cuerpo, genial.

Ya tengo mi camisa artesanal fenomenalmente ejecutada, pero me llevo también lo que siempre busco cuando atravieso la puerta de cualquier establecimiento artesanal: la vivencia de la experiencia del encargo gracias a un profesional en lo técnico y también en lo humano.

Now that I have my bespoke shirt with a wonderful finish, I must add that I take along with me something that I always seek whenever I enter any handicraft venue or business, I mean the experience of the made to order thanks to a professional not only in terms of expertise but also as a human being

Objetivo conseguido. Volveré.

3 COMENTARIOS

  1. Buenas,
    Gracias por el articulo y felicidades por la web. ¿Sobre que precios rondan las camisas? Tambien soy de Bilbao y estaba considerando hacer un encargo. Si he entendido bien se trata de un servicio bespoke ¿no?
    Gracias de antemano

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here